Lo que ha venido ocurriendo en la Lotería Nacional en las últimas décadas, con un interminable rosario de denuncias de fraude, es algo increíble y la historia del cuento que nunca acaba.