Los toques de queda con los que el gobierno buscaba contener la pandemia golpearon con fuerza a quienes viven de ofrecer sus servicios sexuales en la discreción de las noches tanto en las calles como en clubes nocturnos.