En medio del desconsuelo y la incertidumbre familiares de los jóvenes banilejos que fallecieron y resultaron heridos en el accidente del furgón de indocumentados en México, que pretendía cruzar hacia Estados Unidos, esperan noticias de las autoridades para volver a ver a los jóvenes y velar a los que perdieron la vida en sus comunidades.