A sólo horas para que el Primer Tribunal Colegiado emita su fallo en el juicio contra los seis acusados de beneficiarse con los sobornos millonarios de Odebrecht, el organismo Participación Ciudadana lamenta que, pese a los cientos de pruebas del Ministerio Público, el expediente acusatorio no fue lo suficientemente sólido.


El director de la PEPCA, Wilson Camacho, insiste sin embargo en que las pruebas fueron contundentes para condenar a los encartados.


Aunque la Coordinadora General de Participación Ciudadana valora el trabajo que ha realizado la Procuraduría Especializada en Persecución de la Corrupción Administrativa, advierte que el expediente muestra fallas en la investigación y en la instrumentación y dejó fuera a algunos posibles implicados.


Blanco recordó además que en septiembre del 2019, el entonces procurador de la Corte de Apelación, Narciso Escaño, en calidad de interino emitió autos de archivo definitivo, firmados por él y por el entonces procurador general, Jean Alain Rodríguez, que beneficiaron a ocho de los investigados en la primera etapa del caso.


Pese a esos incidentes, el titular de la PEPCA, Wilson Camacho, insiste que las pruebas presentadas por el Ministerio Público en las maratónicas audiencias que comenzaron a finales del 2020 revelan que los implicados se beneficiaron con los sobornos.


Las expectativas ante la sentencia llegaron al Congreso, donde legisladores de las diferentes bancadas ya tiene sus proyecciones.


Algunos de los encartados también aprovecharon las últimas horas previas a la sentencia para expresar sus expectativas. El expresidente del Senado Andrés Bautista insistió en una nota de prensa que no existen pruebas para que el tribunal lo condene.


De su lado también, el exdirector INAPA, Roberto Rodríguez, dijo que el órgano consideró que el durante el juicio el Minsiterio Público se dedicó a manipular pruebas.


El principal acusado, Ángel Rondón, también ha insistido en que la fiscalía no presentó ninguna prueba que demuestre que, como representante comercial de Odebrecht, distribuyó los 92 millones de dólares que la compañía reconoció haber pagado como sobornos.


Será este jueves a las tres de la tarde, cuando el tribunal emitirá el fallo del caso.