Las aseveraciones del Departamento de Estado de EEUU de que en el país existe la mayor población apátrida de todo Occidente y las denuncias de algunos congresistas sobre supuestos trabajos forzados en los cañaverales y bateyes, provocó opiniones divididas entre representantes de diferentes sectores del país.