La contaminación, la deforestación y las agresiones medioambientales que sufre el río Camú, en La Vega, producto de la extracción irregular de materiales de construcción, lo mantienen en peligro, así lo denuncian ambientalistas, historiadores y residentes en esa provincia, quienes aseguran que el afluente está en estado crítico.