La Operación Falcón ha venido a subrayar la forma en que el narcotráfico y todas las modalidades del crimen organizado han logrado infiltrar y afianzarse en áreas de poder en diferentes administraciones del Estado, independientemente del partido político que esté de turno.