SANTO DOMINGO.- El coach de vida Víctor Familia le habla acerca de las metas y su medición.

A principio de año cada persona posiblemente estableció unas metas, sin embargo esas metas para que se hagan realidad necesario que cada uno se haga responsable de su meta en cuestión. Porque estas sin un propósito es un despropósito.

Una meta o fin es el resultado esperado o imaginado de un sistema, una acción o una trayectoria, es decir, aquello que esperamos obtener o alcanzar mediante un procedimiento específico. Las organizaciones, los individuos, los colectivos, todos se trazan metas y procedimientos para tornarlas realidad.

La palabra meta proviene del latín, y designaba a una serie de objetos cónicos que se colocaban en los extremos de la pista de carreras del circo romano, marcando el inicio y el fin de la trayectoria.

“Es por ello que las metas son medibles, alcanzables, realistas y deben tener un tiempo para ejecutarlas. Porque quien no sabe para dónde va, cualquier camino lo puede conducir y una persona sin dirección su vida posiblemente sin importar el escenario donde este se encuentre se convierte en una maldición. ”, dijo Familia.

Añadió que Las metas son el motor que mueve el propósito de la vida, lo primero que se debe hacer es comenzar a determinar en qué lugar está de la meta que se propuso conquistar. Es ahí cuando se hace plena conciencia de que va en la dirección correcta.

“Todos nosotros necesariamente debemos cuestionarnos porque es la única manera de saber si esa meta que me he propuesto va a surtir el efecto deseado. Es importante que si no lo has hecho te sientes hoy en día a averiguar dónde te encuentras con tus metas”, manifestó.