La frecuencia con la que debes vacunarte depende en parte de la rapidez con que cambie el virus o la bacteria que se combate.


Por ejemplo, la mayoría de las personas reciben dos dosis de la vacuna contra el sarampión en la infancia y se espera que eso los proteja de por vida.