Siguen enfrentados legisladores oficialistas y de la oposición por el fraude millonario a través del programa de ayuda social Supérate. Mientras congresistas peledeistas afirma que en la pasada administración no se incurría en esa práctica, los oficialistas manifestaron estar dispuestos a presentar evidencias de que el fraude nació en el pasado gobierno del partido morado.


Las pruebas de que en la pasada administración se incurría en esa práctica, están en manos de los legisladores perremeistas.


Radhamés Camacho, diputado del PLD, considera que se trata de un caso grave que merece ser investigado a fondo.


Mientras Máximo Castro Silverio, legislador reformista, entiende que la investigación debe ser reorientada hacia personas con ese tipo de perfil.


Seis personas se le han dictado medidas de coerción, tres de ellas con prisión preventiva, y las demás se le impuso garantía económica y presentación periódica.


En lo que sí coinciden tanto opositores como oficialistas es que los responsables de la estafa millonaria en perjuicio de los usuarios de la tarjeta Supérate, deben ser sancionados conforme a lo establecido en el Código Penal.