Cuando faltan dos semanas para que venza el plazo de registro de las motocicletas como una forma de combatir la delincuencia, el proceso de regulación avanza a cuentagotas y los centros de regulación del Gran Santo Domingo lucen prácticamente vacíos.