Si el Gobierno no maneja con cautela el concepto de licencia social para operar, evitando confundir la voz de la comunidad con la voz de pequeños grupos de interés, podría crear presiones indeseadas a la inversión extranjera y a la confianza en el país.