A pesar de que la provincia se mantiene bajo alerta, desde ayer hubo una gran cantidad de personas circulando por los centros de diversión, sobre todo en la playa Caleta, desafiando la disposición gubernamental de salir de los balnearios desde las cuatro de la tarde.