La incertidumbre y la intranquilidad de decenas de familias que temen el desbordamiento de la cañada que rodea sus casas en El Café de Herrera revivieron este fin de semana, luego de los fuertes aguaceros que afectaron el Gran Santo Domingo.

Los residentes de la zona sienten temor ante posibles inundaciones y a la propagación de enfermedades durante esta temporada ciclónica.