En las últimas semanas los apagones han arreciado. La gente está con el grito al cielo. Y otra vez el tema eléctrico ocupando titulares. Según el economista Magín Díaz, es un problema de gestión y de planificación.