Atrapada por la crecida del río Nizao cada vez que llueve queda la comunidad de Montenegro en San José de Ocoa. Sus moradores dicen sentirse abandonados por las autoridades tras asegurar que durante décadas han solicitado su ayuda y aun así permanecen en el olvido.