Tras presuntamente asesinar de aproximadamente 7 al ministro de Medio Ambiente, Orlando Jorge Mera, el acusado miguel de Jesús Cruz de la Mota, se refugió en la iglesia Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, ubicada en la urbanización Real.