Tristeza, consternación y desolación es lo que viven los habitantes de Cabo Haitiano ante la tragedia que ha ocasionado la muerte de al menos 60 personas al explotar un camión cisterna que transportaba combustible en Haití.


El primer ministro de Haití, Ariel Henry, decretó este martes tres días de duelo nacional, asimismo, dijo que se desplegarán hospitales de campaña en la zona del suceso.


El vicealcalde de la ciudad, Patrick Almonord, explicó a medios locales que un centenar de personas estaban tratando de saquear el camión en el momento de la explosión, después de que el vehículo se accidentó en el barrio céntrico de Pont Grand Bois et Samarie pasada la medianoche.