SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Ser madre no es tarea fácil y la situación se complica cuando no hay recursos para sostener la familia. Sin embargo, pese a esas circunstancias adversas muchas madres trabajan incansablemente para asegurarse que a sus hijos no les falte nada.

Con lágrimas en su rostro, Desiré Arias asegura que velar por la seguridad de sus hijos es su mayor satisfacción.

Para enfrentar las necesidades de su hogar, esta mujer aprendió a trabajar con artesanía en su momento de ocio, labor que hoy es el sustento de su familia.

Para no descuidar la alimentación de sus hijos durante el trabajo, Arias instalo una cocina en su taller.

Uno de los sueños de esta madre, que tanto anhela por cumplir, es tener su propia vivienda para de así vivir cómodamente con su familia.

Otra madre luchadora es María Virgen Ramos, quien procreó 20 hijos y trabajó incansablemente para mantenerlos.

Sus hijos esperan  transmitir de generación en generación los valores que aprendieron de su madre.