Pese a las regulaciones que impiden cierto tipo de edificaciones en zonas residenciales, genera malestar la construcción de “gigantescas” obras como el levantamiento de torres de más de 20 pisos en diferentes sectores del Distrito Nacional.


El levantamiento de torres de hasta 20 pisos en zonas residenciales, en los exclusivos sectores del Distrito Nacional, es catalogado por sus residentes como un “desorden descontrolado” violatorio a las normativas aprobadas por las autoridades municipales.