En medio de reclamos de justicia, los familiares del mecánico que supuestamente quitó el GPS al vehículo donde se desplazaban los desaprensivos que asaltaron un camión de valores en una estación de combustible rechazaron la decisión de un tribunal que envió por tres meses su pariente. De inmediato los abogados dijeron que apelaron la decisión por considerarla carente de fundamento.