Tras la liberación de los camioneros secuestrados por casi dos meses en Haití, a ritmo de música y con su comida favorita fueron recibidos por sus familiares, que narraron este martes los interminables días de desesperación que pasaron de este lado de la frontera al no saber si los volverían a ver.


Con abrazos, algarabía y un locrio recibieron a Joel Pineda, luego de permanecer por 41 días sin ver la luz del sol en un cuarto a oscuras. Recordando la forma en que fue secuestrado, dijo que al momento de la liberación se hincó y juró nunca más volver a pisar suelo haitiano.


Al revelar que una vez por semana le permitían hablar con su esposa por un celular, Wilson Rodríguez, el primer camionero secuestrado detalló el calvario que pasó durante 54 días.