El Ministerio Público pidió a los jueces del Primer Tribunal Colegiado del Distrito condenar entre cinco y 10 años para los procesados.


Además, solicitó al tribunal el decomiso de todos los inmuebles, así como las cuentas bancarias y certificados financieros personales y de sus empresas.