En momentos en que ya han arribado al país más 11.5 millones de vacunas anti-COVID, el Gobierno tiene programada la llegada de otros grandes cargamentos de inyecciones ante la necesidad, ya confirmada por el laboratorio Pfizer, de una tercera dosis y la posibilidad de que las demás farmacéuticas también la requieran.