Sin haber concluido sus estudios secundarios y la imperiosa necesidad de alimentar a sus hijos, una madre soltera se convirtió en la primera mujer que conduce un camión recolector de basura del Gran Santo Domingo.