Luego de recibir una puñalada en el cuello a manos de su expareja que la dejó entre la vida y la muerte y con secuelas psicológicas de las que aún no se recupera, una mujer residente en la provincia de San Cristóbal teme por su vida debido a que aunque su atacante fue apresado recibe amenazas que la sumergen en una incertidumbre.