REDACCIÓN.- La inglesa Carolyn Anderson está tan obsesionada con Pamela Anderson que no le ha temblado la mano en gastar más de $30,000 (más de 16 millones de colones) en ocho cirugías plásticas y otros procedimientos estéticos con tal de parecerse a la rubia actriz, que en los años 90 conquistó la pantalla chica con su ajustado vestido de baño rojo en la serie Baywatch.

Según el sitio del canal en línea Barcroft, la mujer se ha sometido a implantes de mamas -dos veces, porque los primeros explotaron cuando estaba en una cámara de bronceado-, estiramientos faciales y sesiones frecuentes de Bótox.

La mujer de 30 años usa lentes de contactos azules, se tiñe el pelo frecuentemente, resaltó sus labios con un tatuaje especial y se broncea con aerosol.

Y no contenta con eso decidió cambiarse su apellido Arrowsmith por el de Anderson.

Su padre reconoció a la prensa local que él la impulsó hace muchos años atrás, y que le gusta el resultado logrado por su hija.

Tomado de