Las inundaciones también dejaron pérdidas a pequeños comerciantes de sectores más afectados por las crecidas de cañadas, impidiendo a algunos abrir sus puertas a tres días del fenómeno, mientras otros lograron recuperarse y reanudar sus ventas.