Mientras permanece prófuga la mujer que mató a un comerciante asiático en una ferretería en la avenida Duarte, la Comunidad China en el país fijo su posición al respecto diciendo que prefieren mantenerse al margen y dejar el caso en manos de la Justicia.


En tanto, familiares de la acusada, piden perdón a los parientes del fallecido, mientras insisten que desconocen el paradero de su pariente.