Familiares de la madre de los dos niños que fueron asesinados por su padre, aseguran que Freddy Olaverria tenía problemas psiquiátrico y que en varias ocasiones había intentado quitarse la vida.


Indicaron, además, que la niña de 13 años no quería viajar a Ocoa con su padre y accedió a ir para no dejar a su hermano de ocho años solo.


De igual forma, niegan que la madre de los dos menores tuviera otra pareja y piden se investigue a la ex cuñada.