REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La pequeña Abby de solo cuatro años está luchando contra una leucemia linfoblástica aguda, a pesar de todo es una niña felíz porque su familia la complace en todo.

Es precisamente lo que sucedió cuando su madre y el doctor que la atiende, deciden hacerla aun más feliz al celebrarle una boda imaginaria que ella misma quería desde hace un tiempo.