Con apenas dos años de edad, una niña necesitar recibir quimioterapias para no perder la visión del único ojo con el que puede ver, pero sus familiares no cuentan con los recursos del costoso tratamiento.