Con apenas dos años, un niño fue diagnosticado con síndrome nefrótico, una enfermedad que provoca la retención de líquidos, y que sus riñones no funcionen adecuadamente.