A pesar de la flexibilidad en su labor como educadora, Tía Karina advirtió que los padres deben asumir la responsabilidad de poner límites a los niños menores de 10 años a la hora de acceder a contenidos audiovisuales no aptos para su edad.