A punto de comenzar las vacaciones de Semana Santa y tras dos años de limitaciones por la pandemia, los choferes del transporte interurbano esperan un alto flujo de viajeros, mientras el ajustado presupuesto de los pasajeros, merma sus deseos de aprovechar el asueto y visitar las playas o a sus familias en el interior