Luego de la polémica desatada por la obligatoriedad del porte de la tarjeta de vacunación, que generó al menos tres fallidos procesos judiciales, la medida quedó en desuso en algunos lugares sin justificación alguna, pese a estar aún vigentes y que el Ministerio de Salud Pública y el Colegio Médico insisten en la necesidad de endurecer las restricciones para contener la cuarta ola del COVID-19 y prevenir la propagación durante las fiestas decembrinas.