Mientras casi el 70 por ciento de las unidades de cuidados intensivos de todo el país  están llenas de pacientes en estado de gravedad por el coronavirus, el repunte de la pandemia en el Gran Santo Domingo sigue afectando no solo la ocupación de las UCI, sino también de las camas regulares y el elevado uso de ventiladores.