Cuando ya se aproxima diciembre, fecha en la que los trabajadores disfrutan de su doble salario y también se incrementan los asaltos, una importante vía de recreación como El Malecón de Santo Domingo se encuentra con varios tramos a oscuras y genera temor entre los transeúntes ante posibles robos.