Tratar de responder a la ola de inflación global con aumento salarial debe ser un ejercicio prudente y bien calculado para no estimular más la espiral de precios ni generar sobre costos que causen despidos.