La prohibición de los retenes y chequeos policiales ha generado tanto rechazo como apoyo de los residentes del Gran Santo Domingo, tras algunos entender que eso contribuiría a reducir la delincuencia en el país y otros consideran que no es más que una pérdida de tiempo.


Mientras que la Policía informó que los agentes que realizaban los retenes serán distribuidos para aumentar el patrullaje.


Al asegurar que los retenes podrían frustrar el robo de sus vehículos y otros hurtos, residentes de sectores populosos del Gran Santo Domingo rechazan la prohibición de los puntos de chequeos por parte de la policía.