La prohibición de los retenes y chequeos policiales ha sido rechazada por residentes del Gran Santo Domingo que consideran que esos operativos contribuirían a reducir la delincuencia, al tiempo que otros que apoyan la disposición que aseguran solo les hacía perder el tiempo.


En tanto, la Policía informó que los agentes que realizaban los retenes serán distribuidos para aumentar el patrullaje.