Con la vacunación del 77 por ciento de los adultos y la constante disminución de los ingresos hospitalarios por COVID-19, la capital del país y la provincia La Altagracia se preparan para levantar, tras un año de restricciones, el toque de queda el próximo lunes.


La decisión ha generado opiniones a favor y en contra en diferentes sectores.