El anuncio del Ministerio de Educación del retorno a clases presenciales aunque de manera voluntaria, encontró el repudio de algunos padres de sectores del Gran Santo Domingo, que temen que sus hijos se contagien de covid en las escuelas en medio de la quinta ola del virus, mientras otros dijeron estar dispuestos a que sus vástagos reciban docencia presencial.