Partidos oposición responsabilizan al oficialismo de no permitir que el país cuente con un nuevo código penal ya que al menos 25 diputados del PRM se abstuvieron de votar a favor de la pieza y aseguran que con esa actuación habría quedado demostrado que en esa organización política hay falta de liderazgo.


La nueva pieza, que aunque mantenía la penalización del aborto, contenía endurecimiento para  delitos de corrupción, uso del ácido del diablo, venta de bebidas alcohólicas adulteradas, y establecía el cúmulo de penas, ahora entra en una especie de limbo.


Y es que pese al ambiente de consenso para aprobar el proyecto del Código Penal, cuando al fin la Cámara de Diputados se aprestaba a sancionar la iniciativa, unos 34 diputados  se abstuvieron de votar incluyendo perremeistas, por lo que la pieza se cayó.