El llamado del presidente Luis Abinader en su discurso ante Naciones Unidas para que la comunidad internacional ayude a Haití a salir de su crisis generó polémica en el país, donde legisladores de oposición lamentaron que la postura del gobernante fue repetitiva y sin ofrecer nada nuevo.