Un nuevo estudio ha destacado que los sobrevivientes de COVID-19 tienen un riesgo sustancialmente mayor de problemas médicos a largo plazo, especialmente aquellos que fueron internados o ingresados a cuidados intensivos.