El padre de Víctor Emilio Herrera, el copiloto de la aeronave que se precipitó la tarde de ayer miércoles en las instalaciones del Aeropuerto Internacional de las Américas, definió a su hijo como un hombre trabajador, serio y respetuoso.