Además de tener que pagar los aumentos en las mensualidades que ya han anunciado varios colegios para el próximo año escolar, los padres de familia comienzan a tomar medidas para poder costear los libros y útiles escolares, cuyos precios se han incrementado a la par de la inflación.