La inminente inoculación contra el coronavirus de niños desde los cinco años despertó la incertidumbre entre padres de familia que, si bien aseguran confiar en la decisión del sector médico, aseguran que sólo vacunarán a sus hijos siempre y cuando las autoridades sanitarias ofrezcan garantías de que el fármaco a utilizar no causará daños.