Más de seiscientos propietarios de algunos de los automóviles que resultaron afectados por las torrenciales lluvias que afectó al Gran Santo Domingo y dejó daños severos a cientos de vehículos, empezaron a recibir el pago de seguro prometido por el gobierno, cuyo monto total asciende a más de 46 millones de pesos.